Fórmula 1

La emotiva despedida de Massa

Felipe Massa corrió su último Gran Premio ante su público. ''La tristeza por el abandono se fue con el saludo de la gente'', le dijo a CORSA.

|
No fue una carrera más para Felipe Massa que corrió su último Gran Premio de Brasil. El piloto de Williams estuvo rodeado de su familia y amigos en los boxes de Interlagos. En lo deportivo fue para olvidar por su abandono. En lo emotivo, un golpe muy fuerte que lo marcará de por vida.

“Tuve mucha tristeza por el abandono. No me retiré ante mi gente como quería. Pero esa tristeza se fue rápido cuando vi el aplauso de las tribunas. Más cuando seguí caminando y los mecánicos de los otros equipos también me saludaban. Eso fue muy fuerte”, le dijo a CORSA el paulista, una hora después de terminada la carrera y todavía con la bandera de Brasil sobre sus hombros.

Luego de 15 temporadas, un subcampeonato mundial, 11 victorias en 248 carreras en equipos como Sauber, Ferrari y Williams, Massa, de 35 años, podría correr en la Fórmula E a partir de 2017, una categoría que suele recibir a ex pilotos de F-1.

“El destino fue injusto con mi hijo, él mereció ser campeón”, le dijo a La Única, Luiz Antonio Massa. “Perder un título en la última curva, de la carrera final de un campeonato fue algo muy raro”, agrego el papá de Felipe, en referencia al GP de Brasil 2008 donde él ganó, por un suspiro era campeón mundial, pero rápido se le esfumó la ilusión cuando Timo Glock perdió con Lewis Hamilton la quinta posición, que le valió al inglés su primer título en la Máxima superando por solo un punto a Massa en el campeonato.

Dejando de lado aquella frustración, Felipe ganó algo más importante que fue superar el tremendo accidente que sufrió en Hungría 2009, cuando un elemento del auto de su compatriota Rubens Barrichello se desprendió, rompió la visera de su casco y lo golpeó con gravedad. Felipe se recuperó y volvió, pero nunca más volvió a pelear por un campeonato.

El abandono por un despiste y rotura del auto de Massa en la última carrera brasileña sirvió solo para la estadística. Su caminata posterior con la bandera de su país, el aplauso de su gente y de los mecánicos de Williams y otros equipos fue lo más importante en un domingo muy especial, lleno de emoción y en el que comenzó a despedirse de la Máxima.
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar